jueves, 12 de diciembre de 2013

Mantecados

   Desde siempre la Navidad es una época para estar con la familia, echar de menos a los que no están, recibir regalos, hartarse de comer...Las cosas típicas. Llevo casi tres años sin pasar unas navidades con la familia en condiciones, estos dos últimos años fueron por temas laborales, y este año porque estoy en China. Hoy he recibido un paquete desde España, mi Navidad en caja gracias a mi familia. Me ha hecho muchísima ilusión todo lo que venía dentro, incluso la forma en la que todo estaba envuelto, porque sólo he tenido que imaginármelos metiendo las cosas y envolviendolo todo en plástico.
 

Trabajito que me costó sacarlo todo


   Una de las cosas envueltas era una bolsita de mantecados, cómo no de canela y limón, y de la marca que compraban mis abuelos. He abierto uno mientras hablaba con mi madre y el olor que desprendía ha sido como volver a casa de mis abuelos hará unos 4 años. Desde que tengo memoria, mi abuela cogía la caja esa enorme que ella tenía de mantecados y quitaba todos los de canela para dármelos luego a mí, mientras que mi abuelo se intentaba comer alguno cuando ella no miraba.



Mi favorito, mantecado de canela

   Puede que ellos hace tiempo que no estén, pero yo sé que a cada mantecado que me coma le pondré un recuerdo de aquellas navidades en la Carioca, con mi abuelo intentando hacerle a mi hermana el carnet del Real Madrid, mi abuela con el "niño ve a la cocina y en el cubo rojo está el pan, tráetelo pacá", mi madre y mis tias venga a poner comida, mi padre y ms tíos por otro lado con las gambas y demás...Son buenos recuerdos, que me traen estos mantecados. El estar sentado al lado de mi abuela y que me pasara uno por debajo de la mesa como el que pasa droga y con esa cara de pilla que ponía. Es que me acuerdo y no puedo dejar de sonreír.


   Pero no sólo de mis abuelos me acuerdo en Navidad, sino de toda mi familia, de mis primos, mis tíos, esas juergas flamencas que se marcan nada más acabar la cena de Navidad en mi casa o en casa de mi tío Paco (el titi paco), esos ratillos en el sofá todos alrededor de la candelita contando tonterías...Son cosas de las que uno se acuerda en Navidad y que echa así como que de menos estando lejos.


   Y por supuesto,por último pero no menos importante me acuerdo mucho de mis padres y mis hermanas. Porque la Navidad siempre empezaba con los adornos para el puente del 6 de Diciembre, luego el cumpleaños de mi madre, irnos a Valverde a pasar las fiestas, Nochebuena, el cumple de Gloria, Noche Vieja, y por supuesto, la Noche de Reyes, donde mi maravillosa hermana Lucía, nos despertaba a las 6 de la mañana para ver los regalos de Reyes y luego a acostarse otra vez (en realidad eso lo intentábamos pero era imposible con Lucía por ahí en medio)... Las cosas de las que se acuerda uno aquí, ¿eh? Ya me gustaría pasarlas con ellos, pero la vida toma unos caminos a veces que nos alejan de nuestros seres queridos, pero que jamás los perdemos de vista.

   Bueno, hoy era un post cortito, porque me acordé de todo esto mientras comía mantecados. Así que me voy a seguir comiendo mantecados que ya he abierto 5 y ¡he dejado el sexto a la mitad!


   Felices fiestas a todos!

2 comentarios:

  1. Ayyy que me he emocionado muchoo!!!! Te vamos a echar mucho mucho de menos estas Navidades!! Pero ya mismo estás aquí! ;) Te quierooo!

    ResponderEliminar
  2. Oye!!! Cómo que te estás acabando el 6º!!!! Quillo que no te llegan ni al día 20, y te quedan muchos días clave en los que vas a querer tener un mantecado en la boca y recuerdos en la mente...Y nosotros también te vamos a echar muchos de menos, a ver ahora quién saca los chistes escatológicos en la cena de Nochebuena?? Y quién le pela las gambas a Gloria???!!! En fin, que decir que se te va a echar MUCHO de menos es quedarse muuuuuuuuuuy corto. Besitos Yus!!

    ResponderEliminar

Follow by Email